Cómo impresionar a sus suegros muggles hablando de animales no fantásticos sin morir en el intento

biología, pelìculas

Para el señor Scamander:

Muchas gracias por leerme, escribo porque tengo una inquietud y espero pueda ayudarme. Voy a conocer a los padres de mi prometida y me gustaría causar una buena impresión.

Ninguno de ellos es mago o bruja, en realidad son biólogos pues estudian a los animales del mundo muggle y los clasifican. A mí me fascinan las criaturas fantásticas, aunque no podría hablarles de ellas porque desconocen que soy mago. Sin embargo, pensé que no me sería tan difícil hablar con ellos sobre animales en general. Me gustaría conocer un poco más de los animales muggles así que me preguntaba: ¿podría usted darme algunos datos importantes de los animales del mundo muggle?, ¿por qué los muggles clasifican animales?, ¿existe un libro básico con el inventario de animales del mundo no mágico? Si lo hay, ¿quién lo escribió?, ¿se parecen en algo las criaturas mágicas a las no mágicas? Espero pueda ayudarme.

Anónimo.

 

Estimado lector:

Comprendo su preocupación y contestar su pregunta en pocas líneas será todo un reto, pero lo intentaré. Lo primero que debe usted saber es que no hay un libro capaz de contener a todos los animales del mundo muggle. Son tantas sus formas, tamaños y variedades, que no son pocos los problemas que tienen, y han tenido, los biólogos muggles para clasificarlos.

Las clasificaciones forman sistemas de palabras y símbolos que representan conceptos y, en el campo de la biología, buscan dar información sobre la diversidad, las relaciones y la organización de la vida. El nombre que reciben las personas que clasifican, agrupan, identifican y buscan conocer las relaciones de consaguineidad entre los seres vivos, es taxónomos.

Los taxónomos han librado enormes batallas por encontrar una manera “universal” de clasificar a los seres vivos. Uno de los personajes del mundo muggle que ayudó a desarrollar un sistema de clasificación útil para los seres vivos, en especial plantas y animales, fue el sueco Carlos Linneo quien era un verdadero genio, explorador y aventurero. Él era un zoólogo y botánico, una persona que se dedicaba al estudio de la naturaleza, o como los muggles les llaman,“naturalista”.

Debió ser una persona muy ordenada y metódica, ya que fue capaz dar nombre a una gran cantidad de animales y plantas utilizando un sistema jerárquico que incluía varios niveles de clasificación. Esto es sin lugar a dudas admirable, sobre todo si tomamos en cuenta que no contó con la ayuda de ningún tipo de magia.

Como resultado de este sistema desarrolló un “sistema de nombres” que suelen ir en pares, por lo que se le denominó “nomenclatura binomial”, que está formada por el género y la especie (y en algunos casos subespecie). En conjunto estos nombres suelen conocerse como “nombre científico” y podríamos verlo como el nombre y apellidos que en el mundo mágico forman el nombre completo de brujas y magos. Los nombres pueden brindarnos información sobre alguien y dar indicios sobre quiénes podrían ser sus parientes más cercanos. Información similar nos brinda un nombre científico.

Un par de nombres científicos famosos en el mundo muggle son:

Felis silvestris catus mejor conocido como gato común y el Canis lupus familiaris o perro doméstico.

norris

Sra. Norris, ejemplo de un Felis silvestris catus

ron-weasley-and-fang

Fang, el perro de Hagrid es un representante del Canis lupus familiaris, perro doméstico.

No es casualidad que haya escogido estos dos ejemplos. La razón es simple: estos animales pueden ser observados por magos y muggles por igual, es común que se tengan como mascotas y una gran cantidad de magos han aprendido a transformarse en algunos de estos animales.

Los nombres científicos de ambos animales están formados por tres “nombres”: el primero es llamado género el segundo es especie y el tercero es subespecie.

Es importante que usted sepa, si es que quiere causar una buena impresión en sus suegros, escribir correctamente un nombre científico. No debe olvidar que los nombres científicos se latinizan, además se escriben con cursiva, aunque también se puede sólo subrayar el nombre o la letra del primer nombre; el género, que es el primer nombre, se escribe con mayúsculas, los siguientes (especie y subespecie) se escriben con minúsculas.

El género es el primer nombre y es un grupo más general que puede agrupar varios organismos con características en común conocidas como especies. En los ejemplos anteriores el género Felis y Canis agrupan a todos los organismos bastante parecidos a los gatos y perros comunes.

Los taxónomos muggles suelen tener feroces discusiones cuando intentan definir qué es una especie, podríamos decir de manera muy general que se les llama especies a aquellos organismos capaces de tener descendencia fértil entre ellos y por lo tanto son genéticamente similares entre sí. Por ejemplo, dentro del género Canis encontramos a los coyotes (Canis latrans) o a los lobos (Canis lupus). Animales que a simple vista son muy semejantes aunque también existan marcadas diferencias entre ellos.

remus-lupin-harry-potter-prisoner-azkaban

Remus Lupin, era un hombre lobo, por lo que podía transformarse en un representante de los Canis lupus

A su vez, dentro de las especies puede haber otros grupos llamados subespecies, las cuales viven en una misma área y difieren en una o más características de otras poblaciones. En el caso del Canis lupus familiaris o perro doméstico, se trata de una subespecie de los lobos.

A pesar de que Linneo vivió en el siglo XVIII, su sistema fue básico para el desarrollo de los sistemas de clasificación actuales, aunque el desarrollo de la tecnología y ciencia muggle han incorporado mejoras que permiten ser más precisos cuando se busca identificar, clasificar y buscar los lazos parentales de un organismo.

Se me acaba el espacio, pero por último me gustaría comentarle que aunque una criatura mágica pueda ser clasificada por el Ministerio de Magia como altamente peligrosa para las personas, nuestra tarea es cuidar y preservar a estos animales fantásticos.

La pérdida de un organismo puede provocar desequilibrios en un ecosistema, lo que tarde o temprano terminará afectándonos a nosotros. Es por esto que si tenemos la capacidad de ser tremendamente crueles con ellos, también podemos tener la capacidad de convivir con ellos y ayudar a su conservación.

Sin duda es maravilloso disfrutarlos y sería una pena que las generaciones futuras no lograran tener ese mismo privilegio que nosotros hemos tenido. Parte de nuestro interés en conservar las especies pueden ser los beneficios que obtenemos de ella, por ejemplo, las propiedades mágicas que pueden tener la piel, cuernos y sangre de dragón y unicorno.

Sin embargo, esto no justifica que puedan ser dañados por traficantes de especies o cazadores furtivos, por lo que las autoridades de la comunidad mágica y muggle han generado esfuerzos para que los animales de ambos mundos puedan tener espacios destinados a ellos, buscando evitar al máximo que puedan ser molestados o dañados de manera intencional.

A usted, lector anónimo, le recomendaría que como tema de conversación se centrara en esta idea. Hablar de lo maravillosos que son los animales, y todos los seres vivos le ayudará a causar una buena impresión. Verá que le será más fácil y fluido hablar de esto. Además, usted no estará mintiendo, porque si a usted le fascinan las criaturas mágicas, debe compartir el amor que yo siento por las mismas. Si los padres de su prometida le facilitan la oportunidad de conocer o convivir con los animales que conocen, estoy seguro que también amará a todas esas criaturas que el mundo muggle tiene, y aunque no sean mágicas, sin duda también son fantásticas.

Espero haber sido de ayuda.

Saludos,

Newt Scamander.

 

 

 

Más información:

Llorente, J. 2003. La búsqueda del método natural. Fondo de Cultura Económica. México.

Morrone, J., Escalante, T. 2009. Diccionario de biogeografía. Las prensas de ciencias. México.

“El trabajo de los taxónomos” consultado en : http://www.acercaciencia.com/2013/02/01/el-trabajo-de-los-taxonomos/

 

José Ramón Sánchez Castañeda. Estudió Biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Actualmente hace su tesis sobre los bebederos de agua en Ciudad Universitaria. Se interesa por temas relacionados con el cuidado del medio ambiente. Le gusta el teatro, los cómics, el cine, el radio y los deportes. “Odio escribir, me encanta haber escrito”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s